De los eléctricos más asequibles, con autonomía media y sencillo acabado, con la comodidad de 5 puertas tiene la particularidad de todos los Forfour de tener el motor y la tracción atrás

  • El Forfour es el Smart Fortwo, pero con 4 plazas y 4 puertas, su gama sólo contempla una versión eléctrica que se denomina “Electric Drive“, de aspiraciones sencillas, acabado básico sin lujos tratando de mantenerse como un coche asequible para todo uso en ciudad y pequeños desplazamientos. Su autonomía máxima puede alcanzar los 150 km con una conducción muy cuidada.

    El planteamiento del Forfour eléctrico es el de ser un coche asequible, y por lo tanto está descafeinado en cuando a lujos, con equipamiento sencillo en su versión base, y un motor no demasiado potente, pero que con 81 cv se mueve bien por su buen par y entrega.

    Su conducción es muy sencilla sin complejos programas o perfiles, contando con una autonomía real de entre 130 y 150 km en función de como se conduzca.

    En su interior hay elementos Renault, recordemos que está fabricado en colaboración con la marca francesa. Cuenta con un maletero justo, al igual que el Fortwo, pero aquí tenemos abatimientos que nos salvan de poder balancear el espacio de carga con 2 ó 3 plazas solamente.

    Su batería se recarga en algo menos de 8 horas en un enchufe doméstico de baja potencia (9A – 2.000 w).

    Sus neumáticos delanteros son más estrechos, pensando más en el consumo que en el comportamiento, y junto a su tracción trasera se produce un ligero efecto subvirador a la entrada de las curvas en una conducción más ligera.

    La gama consta de un acabado base, con menos opciones y acabado más básico, pero de parecido equipamiento.


  • El Fortwo de 4 plazas.

    El Smart Forfour se puede decir que es la versión de 4 plazas del Smart Fortwo, con 350 cm de largo es 80 más que el Fortwo y se puede decir que en todo el apartado de su mecánica es el mismo coche. Esos centímetros se van a la distancia entre ejes, para dar cabida a la segunda fila se asientos. La cédula de seguridad “Tridión” que hace tan seguro al Fortwo, se reproduce en el Forfour pero más alargada, y su aspecto exterior, igualmente, se puede elegir con distinto color al resto de la carrocería.

    El Smart Forfour tiene la particularidad, como buen Smart, de tener el motor en el eje trasero, y por lo tanto es un coche de propulsión, o tracción trasera. Ello no tiene demasiada importancia porque no tiene un carácter deportivo simplemente hereda el diseño de las versiones de motores de combustión, porque no es un coche diseñado desde cero para ser eléctrico. El Forfour es en realidad el mismo coche que Renault comercializa como Twingo, desde su generación de 2014.

    Interior 3+1 plazas

    Con reconocibles elementos de la marca Renault, como la pantalla y el sistema multimedia y de navegación, el formato interior del Forfour es para 4 plazas, pero la de detrás del conductor, si es de talla grande, sólo servirá para algún peque, pues la cota de piernas es justa. En el lado derecho echando el asiento hacia adelante si caben bien dos adultos, uno delante y otro detrás. Para ello el salpicadero está intencionadamente hundido y deja más espacio, en detrimento de una guantera que es muy muy pequeña e irregular, pero a pesar de ello la tapa tiene llave. Se puede decir por lo tanto que es un 3+1 plazas.

    El acabado no es lujoso, y los detalles de confort justitos en el acabado base, eligiendo una de las tres líneas de equipamiento estos detalles son mejores, además de los acabados.

    Corto maletero con abatimientos.

    Su pequeño motor, sobre todo el eléctrico, permite estar bajo el maletero, y si en los de combustión se puede acceder retirando presillas de la tapa del mismo – que es el suelo del maletero – en el eléctrico esto no es posible, hacen falta más “herramientas”. Es decir, no está diseñado para que el usuario acceda al vano motor. Total, no hay intervenciones como mirar el aceite, o los niveles y los pocos que tenemos están delante, abriendo, lo que te deja, el capó delantero para acceder a ellos.

    El maletero tiene una capacidad de 185 litros (VDA) hasta la bandeja de ocultación con 4 personas y de 975 con 2 plazas solamente y hasta el techo. Permite unos abatimientos individuales de los respaldos traseros con lo que mantenemos 3 plazas y un poco más de carga como balance medio de su espacio. Es de acabado sencillo, sin detalles de carga menuda y tiene un cajetín desmontable para poder llevar el cable de recarga dentro.

    Motor de 81 cv.

    Siguiendo con la filosofía urbana y económica del modelo, cuenta con un motor de 81 cv, que está entre los de menos potencia del mercado, algo por encima de los modelos de primera hornada de este tipo de coches, como el Peugeot iOn, Citroën C-Zero o Mitsubishi i-Miev.

    Realmente es una potencia más que suficiente, ya sabemos que los motores eléctricos tienen un mayor par motor, y desde el arranque, lo cual le hace parecer más potente, si bien en carretera está más limitado. Este par motor en el motor eléctrico del Smart Forfour es de 160 Nm.

    Siguiendo con las cifras, la batería tiene una capacidad de 17,6 kWh, lo cual permite según las cifras oficiales una autonomía entre 150-160 km, pero tras nuestra experiencia la dejamos en 150 con un cuidado exquisito en la conducción, digamos que con una conducción natural aunque siempre correcta, y dejando su margen para no llegar con estrés a casa, la autonomía podemos situarla en 130-135 km.

    Tras cargar al 100% la batería, nuestro Forfour apenas nos daba 100 kms de autonomía, algo que debemos achacar a la unidad.

    Autonomía aparentemente muy variable.

    Lo que sí es cierto es que la indicación de la autonomía restante es muy variable, y hasta que no te has acostumbrado a ello te puede suponer un pequeño problema. Y es que el cálculo de la misma lo hace sobre los muy últimos kilómetros y varía mucho, simplemente si vas cuesta arriba o cuesta abajo.

    Con el tiempo, en nuestros 7 días que tuvimos el coche, ya aprendimos a calcular esa autonomía en función del consumo y de lo andado, y mirando simplemente el nivel de batería.

    Conducción sencilla.

    El Forfour, tiene un puesto de conducción espacioso sobre todo en longitud, admitiendo buenas tallas sin problema. Los reglajes son sencillos, y hay que recurrir a opciones para tener regulación de altura de volante o de asiento del conductor.

    Al entrar en el coche te das cuenta de que el suelo está más elevado, otro problema de haber metido las baterías después del diseño del chasis, en el lugar que se han colocado, bajo el piso. Con ello hay menos espacio interior y se nota sobre todo porque el volante queda más bajo y más cerca de las piernas, por lo que el elegir la opción de regulación de altura del volante es casi obligatorio, y debería ser de serie.

    En su entorno es todo bastante sencillo, la instrumentación se basa en un gran semicírculo con el velocímetro y un display central en el que tenemos muchas lecturas programables, así como menús de ajustes de sistemas. Una de esas lecturas es el velocímetro digital.

    También podemos ver análisis de la conducción, nivel de carga de batería o estadísticas de consumo.

    Fuera del cuadro, en el reloj que tiene la hora y las revoluciones del motor en las versiones de gasolina, tenemos más información de la batería, en la esfera grande se refleja el trabajo de la batería, el nivel de entrega o recuperación de carga. Ésto nos ayuda a hundir el pié más o menos para respetar las zonas recomendadas para una conducción eficiente, y en la esfera pequeña la carga – con menos precisión que el display anterior comentado del cuadro.

    En el volante tenemos, en opción, bastantes botones para manejar el control de crucero y dos superiores más complejos para los menús, control de voz y audio.

    En la pantalla central, la del navegador opcional, también tenemos gráficos de análisis de conducción, consumos y estadísticas típicas de los coches eléctricos.

    Cambio y freno de mano de siempre.

    Uno de los elementos que más delatan a un coche eléctrico es la palanca selectora del cambio, bueno aquí no hay cambio, pero hay una palanca igual para la elección de la posición del sistema de tracción, tanto en marcha normal hacia adelante, hacia atrás, punto digamos “muerto” o posición de “parking”. Ésta es de lo más tradicional e idéntica que la de un cambio automático sin guía secuencial.

    También tenemos una palanca de freno de mano normal y corriente, puesto que no es eléctrico.

    En cuanto a los niveles de recuperación de energía no existen como tales, aunque es algo que se aplica en el selector de conducción ECO que se dispone y que contamos a continuación.

    Modo ECO y normal

    Mediante el selector de conducción ECO, vamos a disponer de un sistema que aplica más freno al sistema de recuperación de energía, a la vez que el acelerador se hace menos sensible. Al aplicar más resistencia al movimiento al levantar el pié del acelerador, se produce una mayor retención y por lo tanto mayor nivel de recuperación de energía.

    Sin embargo no me acaba de convencer que el aumentar la retención sea tan “eco”, porque si estás en carretera cuesta más mantener el crucero por inercia y hay que estar mas finos con el pedal del acelerador para buscar el punto en el que no retiene y paradójicamente en carretera es más eco hilar fino con el acelerador, pero en la posición normal. El perfil ECO es más efectivo en curvas y ciudad, que se frena más.

    Consumo y carga

    El consumo homologado del Forfour Electric Drive es de 12.9 kWh/100 km, es un consumo igualmente optimista, puesto que en nuestra medición hemos medido 14,9, en carretera general a cruceros suaves. Un consumo que no difiere mucho en ciudad, pero sí en autopista, en donde depende mucho con 81 cv de la velocidad de crucero. Si nos ponemos entre 120-130 km/h el consumo se acerca a 16 kWh/100 km y por lo tanto se ve reducida la autonomía.

    En nuestra sección didáctica explicamos con más detalle esta paradoja de que los coches eléctricos consumen más en carretera, ya que no es del todo así.

    Su velocidad punta es de 130 km/h, muy fáciles de lograr, lo de la velocidad punta es otra cosa que está en nuestro apartado de didáctica, los coches eléctricos mientras no monten caja de cambios con dos o tres marchas no tendrán cruceros más altos, pero de momento no compensa. La aceleración de 0-60 como en todos los eléctricos es muy buena, y para su potencia el 0-100 en 12.7 tampoco es mala.

    En cuanto a la carga de la batería, de serie se cuenta con un cable para una toma de hasta 4,6 kW, (20A), el propio cable dispone de una caja transformador en la que se puede elegir diversas intensidades de carga por si tenemos que compartir la fase con algún equipo eléctrico.

    En opción tenemos un cable de carga para una toma industrial, o equipo de carga tipo acumulador (Wallbox).

    El Smart Forfour eléctrico no dispone ni en opción de programación de carga, algo muy interesante para poder aprovechar mejor las tarifas de electricidad.

    Una gama escasa.

    Como ocurre con la mayoría de los coches eléctricos, hay poco donde elegir dentro de cada modelo, este Forfour sólo se dispone en esta motorización y con un sólo acabado específico, al menos tiene un programa de opciones amplío, que tampoco suele ser habitual.


〉 Ficha Smart Forfour


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.