El ahorro que supone no merece la pena con el coste mecánico • La no disposición de cambio de marchas sólo implica una velocidad punta más corta

mando del cambio nissan leaf 2018

Como habrás observado en la actualidad los coches eléctricos no llevan caja de cambios, ¿te has preguntado porqué?.

Pues sencillamente porque no interesa económicamente. Sólo en competición se plantea el uso de una caja de cambios y de momento como mucho son de 2 ó 3 relaciones.

El motor eléctrico puede alcanzar un régimen de revoluciones muy alto que permite llegar a velocidades puntas de 150 km/h, más que suficiente para el uso normal de un coche. Teniendo en cuenta que su par es ya casi del valor máximo desde la salida y que la potencia está disponible muy pronto.

Todo ello hace innecesario una costosa caja de cambios, que por otra parte no tendría más que otra marcha para poder alcanzar por ejemplo 220 km/h, ¿pero quién va a esa velocidad por las vías públicas?.

Con esto ya estaría explicado.

¿Qué diferencia hay con los coches de combustión térmica?

¿Por qué un coche de tradicional motor de combustión necesita una caja de cambios?. Pues primero porque un motor de combustión necesita un régimen de giro óptimo para su eficiencia, y su margen de revoluciones no es tan amplio como el motor eléctrico, a cierto régimen – hacia 6.000 rpm normalmente – se acaba y en primera marcha apenas habríamos pasado de 40 ó 50 km/h con el motor a punto de estallar o en el corte de inyección.

Para que los motores de combustión tengan suficiente fuerza para salir, necesitan las marchas cortas y para lograr velocidades altas a regímenes desahogados necesitan las marchas largas. Todas las que pongas por en medio es suavizar las transiciones de marchas.

El cambio de marchas necesita de un embrague, ya sea automático, o un sistema de variación continuo de relación, o un sistema mixto. Pero todo ello es más caro y complejo, de poner y mantener.

En el motor eléctrico la diferencia de consumo de ir a 100 rpm o a 6.000 es mucho menor y sabiendo que puede girar al triple o más de régimen. Por ello – ya lo analizamos en artículo aparte – se da que un coche eléctrico puede llegar a consumir menos en ciudad que en carretera, donde en un coche de motor de combustión se usa el cambio para neutralizar el alto consumo del motor a regímenes altos, pero la diferencia de coste por el consumo sigue siendo muy pequeña en relación a la de un motor de combustión, y por ello tampoco merece la pena complicar la mecánica.

¿Llegarán las cajas de cambio a los coches eléctricos?

La respuesta a esta pregunta por nuestra parte es que sí. Pero será un sistema parecido y automático, que alargue el grupo y los motores no tendrán que ser tan potentes. Pero todo ello lo dictará el mercado y el avance tecnológico, siempre que no se invente un forma de gravar fiscalmente la electricidad en los coches que haga replantearse la tecnología. Y ojo, que los coches de pila de combustible, que están por venir, son coches eléctricos.


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.