Definimos un coche eléctrico por su capacidad de moverse impulsado sólo por energía eléctrica • Tenemos híbridos enchufables y eléctricos 100%

El coche eléctrico 100%

• Es más sencillo
• Es más económico de mantener y mover
• Hay que recargarlo en un enchufe
• La autonomía de movimiento es generalmente menor

Los coches eléctricos que nosotros definimos son de dos tipos, los que sólo tienen un motor eléctrico para moverse y los que tienen además uno de combustible para desplazamientos fuera del rango de autonomía de la batería principal, éstos últimos son los denominados híbridos, pero ambos son enchufables.

Coches eléctricos puros.

Smart Fortwo electrico 2017

Smart Fortwo eléctrico 2017

Son los que siempre funcionan con motores eléctricos y su autonomía está condicionada a la recarga de una batería de alta potencia desde un enchufe. Una vez agotada la misma, el vehículo ha de conectarse a una toma eléctrica, del tipo que sea, para la recarga de la batería.

Todos los coches eléctricos disponen de sistemas de recuperación de energía, y no llevan caja de cambios. Normalmente cuentan con un motor que puede ir asociado a uno de los ejes, o con varios. Uno para cada eje e incluso los habrá que lleven un motor para cada rueda.

La electrónica los coordina para aplicar su giro en la proporción que sea necesario, por lo que la disposición de éstos y el tipo de tracción puede ser igualmente complejo según el tipo de vehículo.

Algunos coches eléctricos pueden llevar otra batería de servicio, para los sistemas eléctricos en un circuito de menor voltaje.

Coches híbridos enchufables.

Mitsubishi Outlander PHEV 2017

Mitsubishi Outlander PHEV 2017 – Display de gestión energía.

Ya conocemos lo que es un coche híbrido, el enchufable supone el mismo concepto; un motor de combustión que es ayudado por un motor eléctrico para aprovechar la energía proveniente de una batería, mediante un complejo sistema de suma el par de ambos sistemas.

El híbrido normal permite ahorrar entre un 7 y un 15 % aproximadamente de combustible aportando la energía cinética o de movimiento, recuperada en una batería. Puede rodar con propulsión eléctrica y emisiones cero durante pocos kilómetros y con prestaciones limitadas de aceleración y velocidad. Puede tener un perfil de conducción que obligue a ello (EV) y también lo contrario, que reserve la carga para cuando queramos.

El híbrido enchufable, siendo el mismo concepto, dispone de una batería de mayor capacidad (sin llegar a la de un coche 100% eléctrico) la cual se puede recargar desde un enchufe, ello permite un uso mayor con propulsión eléctrica que puede estar en torno a 50 km, en función de cada modelo. Las prestaciones en este caso son algo mayores, y sobrepasando éstas arrancaría automáticamente el motor de combustión. Dispondremos de un selector de modo eléctrico (EV) para dar prioridad a este motor mientras exista carga en la batería o igualmente puede disponer de un selector para preservar la misma para usarla cuando queramos. En cualquier caso, una vez agotada la batería que alimenta el motor eléctrico funcionaría como un híbrido normal (no enchufable), pero con mejores prestaciones y posibilidad de mayor recarga al ser más grande la misma, caso por ejemplo de la bajada de un largo puerto, en el que una batería pequeña de un híbrido se saturaría sin aprovechar el 100% de a energía cinética de la bajada, mientras que la mayor capacidad de la del enchufable recuperaría toda la energía de la bajada, por grande que sea el puerto.

Hyundai Ioniq híbrido enchufable 2017

Hyundai Ioniq híbrido enchufable 2017

¿Cual tipo de coche me conviene?

Para responder a esa pregunta te proponemos nuestro test</


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.